martes, 2 de junio de 2009

Patinar


Animado por mi amiga Marta Zafrilla que ha descubierto esta fotico por el ciberespacio, -dios sabe cómo-, me atrevo aquí a mostrar una de mis últimas pasiones y a algunos de mis últimos amigos. He intentado unirlos a todos en este poema-haikú, aunque no sé si lo he logrado. Gracias perrillos. Por cierto, yo soy ese tan guapo del centro.


Ves que las cosas fluyen,
que el mundo se desliza.

Pasan los árboles, las estanciones,
la primavera es una veta de aire
frío sobre el sudor de la mañana.

Y todo es fácil: tienes
un deseo y las ganas
de conseguirlo, y eso es todo.

Y te deslizas, suavemente.

Sin resistirse a nada,
caen las flores del cerezo.

7 comentarios:

Patxeko dijo...

Te veo muy guapo ciertamente. Pero por Dios... recupera a tus amigos que los has abandonado por el maldito patinaje.

Dyhego dijo...

¡Siempre tan egocéntrico!
¿"S'habéis" dado cuenta que la señal de tráfico dirige la vista hacia el Antoñico? ¡Es que hasta sabe ponerse en el centro más centro de todo!
¡Perreteeee, más que perreteeee!

Anónimo dijo...

Simple y humana necesidad de compartir. No pienso que este sea un caso de exhibicionismo.
Un saludo.

Marieta

Isis dijo...

Hola Antonio.

Bonita foto, sobre todo por que los amigos son importantes en nuestra vida. Y bonito el poema-haykú.

Besos de cerezas.

churricos dijo...

¡¡Eleeee!!
Desde siempre he pensado que caminar se te quedaba pequeño.
Esta entrada corrobora mi teoria.
Un abrazo, Bigardo.

Antonio Aguilar dijo...

Hola a todos y gracias. Me encanta andar, pero deslizarse es maravilloso. Estos días ando como un crío con patines nuevos (Dios mío, me permití el capricho de comprarme los más caros),

dondiego dijo...

Que conste que sigo pensando que eso del patinaje es una mariconada del copón. Pero como recuerdo de nuestra amistad te regalo unos versos de Pessoa que vienen al pelo como epígrafe de tu poema:
"Yo no debería tener esperanza
debería solamente tener ruedas"