martes, 26 de enero de 2010

Poema hallado en una libreta


A media tarde dejas que la luz
roce tu piel, que deje el oro espurio
de sus manos de trigo
sobe tu cuerpo.

Tan sólo un poco más de luz,
te dices, de esta luz benigna,
para dejar el mundo de las sombras
cuando se abre de par en par la noche.


6 comentarios:

Dyhego dijo...

Sigo con atención tus entradas.
Salu2

Anónimo dijo...

Precioso, que sea agradable tu viaje

Sergio Pastor

Anónimo dijo...

Precioso, que sea agradable tu viaje
Sergio Pastor

andrés garcía cerdán dijo...

Siempre en tu punto, Antonio. Saludos y gracias por acordarte de los amigos. Andrés G. C.
dylanismo@yahoo.es

Trinity_rock dijo...

esta casualidad de encontrar tu blog..ha sido causa de mi sonrisa.

saludos, de una simple aprendiz

L.N.J. dijo...

Muy sutil y hermoso.

Me ha llamado mucho la atención el nombre de tu bloc, por dos motivos.

Saludos.