miércoles, 13 de febrero de 2013

Dormir


 
Cojo un libro e intento leer. Al rato me he dado cuenta de que estoy leyendo, pero que aún no tengo el libro en las manos. Compruebo de hecho que leo con los ojos cerrados las páginas de un libro también cerrado que está en otro día de otra habitación. Después de este rollo no me queda otra que echarme a dormir pero para estar en consonancia lo hago con los ojos abiertos.

2 comentarios:

Jesús Bastida dijo...

¡Que bueno! Me encanta. Original a tope.

Dyhego dijo...

Antonio:
Y si encima tienes que levantarte a buscarlo, todavía da más pereza.
Salu2