sábado, 15 de noviembre de 2008

Louise Glück de nuevo contra mi corazón

Foto de Joan Fontcuberta

No sé qué he visto en esta escritora, no es Anne Carson, pero es Luoise Glück, las dos escritoras que más me han emocionado en los últimos años. ¿Algo más modesto? No lo tengo tan claro. Anne es increíble, te dice las cosas como nadie antes te las había dicho, pero con el aliento de las palabras de siempre. La belleza del marido, tan presente estos días en mi vida, o Hombres en sus horas libres, con esas galerías de voces que descubren la verdad de todos como un cesto de manzanas, para moderlas.

El iris salvaje es un libro cruel, es un libro religioso, es un libro de arrepentimientos y de reafirmación, es un libro de búsqueda, atormentado, áspero, pero también de deseos, de anhelos, de esperanza.


Deberíais saber
que esperaba más de dos criaturas

a quienes les fue dado pensar: si no
os váis a cuidar realmente el uno al otro,
al menos podríais comprender
que el dolor se reparte
entre ambos

(Abril)


Si adoras a un dios, necesitas
sólo a un enemigo. (Mala hierba)

Después de ocurrirme todo,
me ocurrió el vacío.


(Final del verano)

Para mí la felicidad
es el sonido de tu voz

cuando me llamas, aun cuando

estás desesperada; mi dolor lo aceptas

como mío cuando no puedo
responderte con palabras.

(Puesta de sol)

2 comentarios:

Dyhego dijo...

Le estás tando tanta publicidad a la señora Glük que voy a tener que comprarme uno de los libros que tú recomiendas. En cuanto cobre o baje a Murcia lo haré.
Ahora que, como no me guste, me devuelves las perras.
Un saludote, Antoniote
D.M.

Juanlo dijo...

Queda prohibido, no buscar la felicidad
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti, este mundo no sería igual…

Pablo Neruda